Documental Instalativo exhibido en la Real Academia de España en Roma y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, dentro de la exposición colectiva “Hecho en Roma”.

http://www.accademiaspagna.org/portfolio/david-munoz-lopez/

Una película de motoristas culpables, de romanos, de europeos. En la ciudad eterna, de la armonía arquitectónica, la aparente vida cotidiana se desenvuelve en silencio porque los europeos no contamos lo que nos importa. En la ciudad del Vaticano, Roma, se celebra el Jubileo, es el Año de la Misericordia, de la compasión, del perdón de nuestros pecados, porque somos culpables, culpables de nacimiento. Y aquí en el Vaticano se tratan las tragedias, los traumas, se gestionan las culpas, se perdona con condiciones. Y todo en un gran espectáculo, en la perfecta escenografía del Poder, donde el turista, el consumidor de experiencias sumadas registra sus propias imágenes que serán descargadas súbitamente en las redes sociales, entre amigos. La industria del perdón se convierte en imposible de controlar, su infinito alcance es el último milagro. Y la permanente insatisfacción del turista queda efímeramente erosionada por la grabación del momento, la prueba de vida. Donde la tecnología aparece de forma masiva y multitudinaria, el corazón de las personas se abre al análisis, a la escucha, a la posible redención. Y esto ocurre sobre las motocicletas, muchas de ellas Vespas, el vehículo de la alegría acrítica, primaveral forma de transportarse, originaria de una Europa que necesitó renacer. Ahora, confesionario, poltrona de tristezas de los ciudadanos romanos, culpables o no, traumatizados en silencio, ignorados como el restos de nosotros en nuestros errores, que nos hacen ver que Europa camina callada, sintiendo algo distinto a lo que quiere reflejar, a lo que efectivamente hace. Y esa distancia queda anexionada, encontrada sobre la motocicleta, en otra escena del espectáculo del perdón, del único Dios o no, de los hombres buenos o no, del Gurú vestido de blanco. Y es una fiesta -¿por qué no?- la fiesta de la humanidad breve, mortal, insignificante. Aparece la música, el ritual, el “share“, la sonrisa engañosa que nos deja atónitos.